Mini-Relato: Gritos

Imagen

Todo se ralentizó.  Era como aquellas escenas a cámara lenta que suelen ir con música de fondo. Su figura se fundía con la oscuridad de la habitación, únicamente iluminada por un rayo de sol que penetraba entre la persiana. Su respiración era la percusión que acompañaba sus gritos, y los latidos de mi corazón marcaba los compases:

-¿Te crees muy lista?-fue una de las frases que llegue a entender entre sus griteríos

Su boca se movía emitiendo fuertes palabras que hacían sangrar mis oídos, por eso decidí taparlos con mis manos y escondí mi cabeza en una de las almohadas:

-No puedes entender lo que has hecho-continuó gritándome- Deberías ser castigada. Tu problema es que te crees importante y en verdad no vales nada

Mis manos no podían callar sus palabras, que se clavaban sobre mi piel provocándome heridas. Mis ojos se empañaron y mi corazón se ahogó con mis propias lágrimas.  Tenía ganas de huir de ese palacio de tinieblas, pero el dolor actuó como mi enemigo y me impidió mover un solo musculo. Había caído derrotada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s