¿Quién soy?

5555546-cuestiones-garabateado-en-tinta-negro-sobre-blanco-en-formato-vectorial

 

Voy a presentaros y un escrito que realice hace mucho tiempo atrás para un concurso de filosofía en el instituto. Creo recordar que quede en séptima posición, así que no estará tan mal.

¿Quién soy?

¿Quién soy?, una pregunta que tal vez tenga respuesta diferente dependiendo de quien la responda. Puede que unas personas sean responsables, o tal vez sean inquietos. Puede que otros sean maduras o que sean olvidadizos. ¿Quiénes somos? No puedo responder dicha pregunta sin antes exponer que es lo que nos hace ser como somos.

¿Somos reales o ficticios?; Es una pregunta que se subordina a la anterior. Tal vez no somos tan reales como creemos, puede que en verdad todos nuestros actos sean ficción. Para explicarme voy a decir, que tal vez nuestra forma de ser, o nuestros actos, son producidos por algo externo que no nos deja ser nosotros en realidad: tal vez un grupo de amigos que te cambia, la forma de pensar o una moda que te hace cambiar tu estilo de vestir. Si vamos a ponernos a pensar en que somos, debemos tener en cuenta si nos dejamos influenciar por las cosas externas, o si ya estamos influidos por esas cosas. ¿Cómo saber si estamos influidos por algo? No siempre es fácil, para algunos imposible. No tiene por que ser una sola persona, puede que toda la sociedad, todo lo que nos ofrece la naturaleza también influya en nuestro yo.

Profundicemos en esto. ¿Qué soy dentro de mí? A parte de una serie de órganos que permiten que mi corazón lata, ¿Qué más cosas hay en mí? ¿Hay sentimientos? Puede. El corazón es un órgano que permite la circulación de la sangre y que además permite a su vez la vida. Mucha gente cuando emplea la palabra corazón, no se refiere a este término, sino a algo mucho más sentimental. Ellos se refieren a que en nuestro corazón hay emociones, las cuales nos permiten sentir. Yo considero que para hacer un análisis de que somos, necesitamos saber que sentimientos tenemos en nuestro corazón. Una persona puede ser mucho más sensible que otra, puede enfadarse con más rapidez que otras o simplemente puede sentir con gran intensidad y no expresarlo. Los sentimientos y la manera en la que los expresamos es una de las formas de saber quiénes somos.

Por otra parte debemos hablar de nuestra apariencia física. ¿Qué tipo de ropa llevas? ¿Cómo de corto llevas el pelo? Esta parte del yo, es fundamental para entender a las personas, muchas veces la ropa es una expresión del yo, de como se siente, de cuales son sus gustos. Actualmente en nuestra sociedad, existen otras formas de expresión, los tatuajes. Los tatuajes, de diferente formas y colores, implican un factor de yo, ya que en ellos las personas expresan sus deseos, aspiraciones, gustos o lo que más le importa. Como ejemplo, los góticos emplean el negro para expresar sus sentimientos.

Puede que estas características de las personas no sea exactamente nuestro yo real. Puede que estemos influenciados por esas cosas externas que nos hacen cambiar. Una moda puede hacerte llevar el pelo más corto o más largo o incluso cambiarlo de color. Puede que un grupo de amigos que vistan de negro te influyen para que uses ese color. Esto es otra forma de expresión de sentimientos, otra forma de expresar quien somos.

Alguna vez has clavado tu mirada en el espejo y has mirado fijamente tu yo. Has observado ese lunar que tienes en la mejilla y te has preguntado que hace ahí. Simple pregunta para algunos, naciste con él, pero “¿Por qué?” dirían otros, ¿Es parte de lo que soy?. Naturalmente que lo es. Todo lo que hay en ti lo es, ya sean tus manos arrugadas por el agua, o tus granos de adolescencia. Aunque no te guste, esta ahí. Para conocerte a ti mismo, aunque sea un factor no muy relevante, debes observar tu yo, porque algunas de tus cualidades se expresan por tu físico.

Con esto podemos introducir otro factor, las cualidades de cada uno. ¿Eres responsable, atento, ordenado? O ¿Tal vez eres descuidado, desordenado, patoso…?

Las cualidades de una persona se pueden expresar a través de su aspecto físico en algunas ocasiones. Bien como decía Sherlock Holmes y su método deductivo, podemos saber algunas características de una persona; aquél que es ordenado llevara su ropa colocada adecuadamente y cada dobladillo recto; aquél que es olvidadizo, dejará en casa alguna prenda en alguna ocasión o, puede olvidar, por ejemplo planchar su camisa. Una persona descuidada puede tener una ligera mancha en su blusa o en la parte baja de su pantalón, pero alguien que es cuidadoso no se permitiría pisar ningún charco un día de lluvia. Con este método de deducción podemos clasificar a una persona y sus calidades.

Las cualidades son otra parte de nuestro yo. ¿Pero que hay de las emociones?. Las personas compartimos las emociones primarias (alegría, ira, tristeza, asco, sorpresa, miedo), ya que cualquier persona del mundo las experimenta a lo largo de su vida. Por otra parte, sobre todo la experiencia, depende de como es el yo, y de lo que vivido.

Tras decir esto, os vuelvo a preguntar: ¿Qué soy?

Soy un animal racional que ha desarrollado su cerebro por encima del resto de animales. O como decía Aristóteles, materia y forma o tal vez mi alma y mi cuerpo se unan en la glándula pineal de Descartes. O simplemente soy un ser indescifrable.

¿Tal vez seas familiar.? Mi gente puede que sean otra parte de mí. La manera en la que me han criado mis padres o la forma con la que me tratan mis amigos. Podríamos considerar las personas de mi alrededor otro factor para resolver la cuestión de quien soy. Ellos me han aportado grandes cosas de las que en mi existen. Mis padres, aparte de darme la vida, me han enseñado unos valores y unas reglas.

Esto podríamos profundizarlo y empezar a hablar del Estado. La sociedad también es algo de mi yo. Una persona que viva alejada de una civilización no sería igual que yo, que vivo en un gran complejo democrático. Yo tengo que regirme por reglas y normas que condicionan mis actividades. Yo soy parte del Estado, soy miembro de la sociedad.

Otro de los factores que claramente puede alterar el yo es la religión. No importa la religión que practiques, todas ellas condicionan a las personas a creer algo, a vivir sumisos a unas creencias que también afectan su ser. Las religiones y sus aportaciones, tanto históricas como actuales, son parte de muchas personas que hoy en día habitan el mundo.

La historia, lo que nuestros antepasados vivieron nos incumbe. Gracias a sus errores y aciertos hemos podido ser lo que hoy somos y, si algo en nuestra historia, tal vez por pequeño que sea, hubiese sido diferente, con plena seguridad, nos encontraríamos en una realidad distinta. Sin las sucesivas investigaciones y descubrimientos de miles de personas que dedicaron su vida a ello.

Todas las cosas mencionadas anteriormente afectan a las personas, y son fundamentales para poder contestar a la pregunta de quien soy. Todo lo dicho nos repercute, puede que de diferentes maneras, con mayor o menor intensidad, pero son parte de nosotros.

Somos muy diferentes unos de otros,existen personas fuertes, débiles, frágiles. cariñosas, amables, miedosas, aventureras o aburridas, pero a pesar de ello, nunca subestimes al débil ni infravalores al fuerte, porque todos podemos dar lo mejor y lo peor de nosotros mismos, de nuestro yo.

En conclusión, aunque tu sociedad, tu grupo de amigos, tu familia, tus creencias, tus ideologías, tus sentimientos, tus ilusiones te hagan ser quien eres, no olvides demostrarlo cada día, y sobretodo, se tú mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s